dissabte, 21 d’agost de 2010

HACIA EL SUR

¡Pero esto no es todo, amigos! Casi directo desde el aeropuerto y cogiendo lo imprescindible de la maleta, emprendemos camino hacia Andalucía. “Ja no ve d’aquí…” ¿Qué son 1000 km más ó 1000 Km menos? El destino, Osuna, lindo pueblo sevillano que contrasta enormemente con todo lo visto y vivido en las tres semanas anteriores.
Aún recuerdo la grata sorpresa que tuve hace muchos, muchos años, cuando visité Andalucía por primera vez. ¡Qué concepto tan equivocado tenía de allí, del paisaje y de sus gentes! Descubrí muchos “tesoros”, descubrí otra forma de vivir, otra cultura, unas ciudades y unos pueblos espectaculares, unas raíces y unas costumbres muy diferentes a las mías, una gastronomía interesante, muchos rincones auténticos… Amplié mi horizonte.
Bueno, pues como iba diciendo, Osuna es un típico pueblo andaluz, de casitas blancas y de rejas en las ventanas, con estupendos patios en el interior de las casas, embaldosados con cerámica autóctona y llenos de plantas que reposan allí escondidas del sol abrasador que castiga por las calles, al son de las chicharras que cantan y cantan. En cada barrio su iglesia, bastante barrocas en general, con esos santos que custodian con devoción exagerada los miembros de cada hermandad, santiguándose cada vez que pasan por delante de la puerta de la iglesia aunque sea esta la única práctica religiosa que llevan a cabo. Y los bares y el tapeo, un festival para el sentido del gusto.

En la semanita que pasamos en el sur, tratando de degustar el sabor andaluz por los cuatro costados, pasamos un día en Fuengirola, costa mediterránea, impresionante baño de multitudes, y otro día en Sanlúcar, costa atlántica, caballos y vino y un encuentro casi furtivo que no pudo ser.

4 comentaris:

  1. Espéraaaaaaaa, que me quiero ir contigo. Osuna es precioso, la cantidad de casas señoriales y antiguos blasones en sus fachadas. Ese suelo empedrado y ese blanco espectacular, reflejo del sol en las casas encaladas, y esos geranios aromáticos en los balcones.
    Quiero volver a Andalucia, disfruta amiga.

    Besos

    ResponElimina
  2. Los duques de Osuna ya se encargason de hacer de ella una ciudad envidiable, al igual que toda la nobleza menor que se estableció allí.

    Y un salmorejo que quita el hipo xDDDDD

    ResponElimina
  3. me alegro que lo pasaras bien en Andalucia, tiene un encanto especial... te lo dice una andaluza, jaja.

    besitos.

    ResponElimina