dimarts, 1 de maig de 2012

Lo que le falta al tiempo

Descubrí gracias a un amigo a Ángela Becerra y me atrapó la lectura del primer libro suyo que leí. Con la lectura de éste me ha pasado exactamente lo mismo.  Esta escritora tiene una bonita manera de trenzar el lenguage con el que ens explica el comportamiento de los personages de sus  obras con pasión, con la misma pasión con la que estos vives su historia. Durante el relato se adentra en el mundo psicológico de cada uno de ellos y encentro que acierta en la explicación de las miserias interans que todos llevamos un poco dentro y que nos esforzamos en pulir en algunos casos, en superar en otros y en disimular en los restantes. Este trasfondo que puede parecer duro lo convierte sin embargo en una prosa poética que te provoca a continuar leyendo sin parar hasta descubrir el desenlace de todas las historias cruzadas que se viven, plasmando la eterna dualidad humana llevada hasta todos los extremos.
Ángela le debía un homenaje a un pintor que ella admira, Giotto di Bondone, al que intenta dar vida a través de Cádiz, el protagonista . El relato es también una mezcla entre ficción y realidad de la historia de Santa Clara Mártir que un dia le explicaron unos amigos suyos y ella, como buena cazadora de historias, de imágenes y de sueños (tal y como ella misma explica), lo quiso convertir en esta novela.
¿Os imagináis el resultado de todo este cóctel?

Después de muchas primaveras marchitas, un brote destiempado florecía en el corazón de Cádiz. Todo lo que había desfilado por su vida en los últimos años y que le había ido llevando a las puertas de un final insípido, desaparecía. Ese tren fantasma en el que sin darse cuenta se había subido, el que solapadamente lo conducía a aceptar una vejez con desgana, ahora le regalaba un viaje de regreso a la vida. [...]
Cádiz empezó a trabajar la tela en blanco, acariciándola con hambre, poseyéndola con desespero, con toda la fuerza de su recién recuperada pasión. En una agitación insaciable que le excitaba cuerpo y mente. El deseo nacido de la observación de su alumna mancillaba el lienzo y lo sublimaba hasta convertirlo en una obra de arte gloriosa.”

dissabte, 28 d’abril de 2012

Estaciones de paso

Por fin he llevado a cabo la lectura de este libro que desde hacía tanto tenía pendiente: Estaciones de paso, de Almudena Grandes.  Me gusta mucho como escribe esta mujer. La encuentro tan acertada en sus reflexiones (bueno, en les reflexiones de sus  personajes), tan real, tan de la calle, de la vida cotidiana, pero explicándolo todo al mismo tiempo con una elegancia en su manera de escribir, que da gusto leerla.
Este libro, editado en septiembre de 2005, es un conjunto de 5 historias en las que los protagonistas son adolescentes que se enfrontan a la vida, cada uno simbolizando un perfil diferente de joven, cada uno con su drama particular que lo hará crecer en un sentido o en otro.
Demostración de la existencia de Dios: nos explica la incomprensión del protagonista por la muerte de su hermano, muy joven, a causa de una leucemia.
Tabaco y negro: es la historia de Paloma, nieta de un sastre de trajes de luces y que posee un arte especial que ella hereda pero, por circunstancias de la vida, ella tiene que de dedicarse a otro tipo de costura que la hace sentir frustrada e infeliz. La suya es la lucha para poder dedicarse a aquello que la hace sentir plena.
El capitán de la fila india: nos explica cómo se  forjó el compromiso político de Carlos.
Receta de verano: nos presenta a Maite que está descubriendo el amor, con unas circunstancias familiares duras que la hacen convivir con la dulzura y la amargura de determinadas experiencias.
Mozart, Brahms y Corelli: nos muestra a Tomás que a través de la música quiere enamorar a una prostituta que va a ver cuando hace novillos en el instituto.
Es una lectura ágil y agradable que transporta a una sociedad quizás  de hace unos años pero que los de mi generación seguro disfrutaremos recordándola porque la llevamos en nuestra piel.

dissabte, 7 de gener de 2012

Aparcado

Con el año nuevo y entre mis propósitos para el mismo he decidido cerrar este blog, o por lo menos dejarlo en stand-by, aparcarlo, para centralizar más mi trabajo en la blogosfera. Me da un poquito de pena, pero creo que es lo que toca ahora. En todo caso los seguidores de Casiopea 19 podrán seguir leyéndome en mi otro blog Mar i Cel (algunos ya no hacen) o ver mis fotos en mi otro blog KéKuriós! Kamaku!.
Un saludo a todos vosotros y muy buena suerte.

diumenge, 11 de desembre de 2011

Beginners

Ayer fui a ver Beginners de Mike Mills. Me sorprendió gratamente. Es una película dramática pero con humor y con más mensaje del que parece a simple vista. 
Transcribo algunos comentarios que he encontrado del director y que explican muy bien lo que es esta película.
"La historia empezó cuando mi padre salió del armario. Tenía 75 años y había estado casado con mi madre durante 45 años. Sus ganas de dar un  vuelco completo a su vida eran desorientadoras, dolorosas, divertidísimas y muy inspiradoras.
Desarrollé el guión con el convencimiento de que algo tan personal también podía ser universal. 
La trama es como una calle de dos sentidos: Hal (el padre) enseña a Oliver (el hijo) cómo amar a Anna y el amor que siente Oliver por Anna le hace ver las cosas que nunca entendió de Hal. Hal se enfrenta a grandes obstáculos externos: el conservadurismo de los años 50, la homofobia, la vejez y el cáncer. Olivery Anna se enfrentan a obstáculos internos: les persiguen los acuerdos, los compromisos y la tristeza latente de sus padres. Hal considera que no tuvo más remedio que esconder su auténtica sexualidad detrás de un matrimonio convencional si quería superar los obstáculos históricos del momento. En opinión de Oliver, el costo afectivo y el hecho de que sus padres mintieran, es insoportable. Al final Oliver le enseña a Hal a deshacer los nudos y las mentiras que él mismo creó."


“Principiantes” navega entre tres tiempos: el presente en el que Oliver intenta rehacer su vida, los últimos años de la vida de su padre y la infancia del protagonista, en los años setenta, en la que vemos su relación con su madre.
Hay una relación presente en la película entre las edades de la vida y las épocas de la historia, en el que la época que uno atraviesa resulta tan determinante como el momento de la vida que se experimenta. 

La película refleja una angustia muy propia del siglo XXI, la que resulta de intentar reconciliar, en los aspectos más cotidianos, la libertad individual con la necesidad de forjar vínculos más o menos fuertes.
Eso convierte la película, no sólo en una reflexión sobre el duelo, sino en un acto de duelo en sí misma.
A parte de todo lo demás la película esconde momentos muy buenos, llenos de metáforas, como son por ejemplo los momentos en los que Oliver dibuja, dibujos llenos de significado personal que reflejan sus preocupaciones. El dibujo que se me quedó grabado es el que hay aquí al lado. Me ha costado mucho encontrarlo pero al final ha sido que sí y justo éste, el que me llamó de una forma especial desde que lo ví. Os lo adjunto para que lo admireis. 
Y si tenéis ocasión, no os perdais el film.

dijous, 8 de desembre de 2011

The road (La carretera)



Imagen de la película.
The road (La carretera) de Cormac McCarthy es el libro más triste que he leido jamás. La historia te introduce en un mundo apocalíptico, en el que todo es gris, lleno de ceniza, sin vida, deprimente. 
Sin dar detalle de lo ocurrido, se conoce haber acontecido algún cataclismo que lo ha matado todo. Han quedado sobre la tierra algunos supervivientes que luchan de cualquier manera por conseguir alimento y defendense de cualquier otro ser que aparece en el camino y que por definición es el enemigo. Los protagonistas son un padre y su hijo de corta edad que van viajando con un carrito en el que tienen todo lo que poseen, algunas latas de alimentos que van encontrando en viejas casas abandonadas, mantas y alguna herramienta que han ido recolectando por lo que pueda ser.
Su viaje es una lucha por sobrevivir, una búsqueda constante de cualquier cosa que llevarse a la boca en un mundo cubierto por la ceniza. Durante el mismo deben evitar constantemente a los bandidos y caníbales que ahora pueblan la tierra mientras viajan hacia el sur en busca de la costa y huyendo de las bajas temperaturas.
 "En el mundo ya no quedan animales y no crecen cultivos. Los escasos recursos alimenticios son perseguidos ávidamente por los supervivientes y a medida que la sociedad se desintegra y la comida falta, el ser humano aparece como la ultima fuente de alimento para muchos. El padre lucha  por inculcar valores y enseñar a su hijo cómo sobrevivir y mantener la cordura en un mundo donde los nexos sociales se desvanecen, luchando él mismo contra la psicosis y la paranoia que devastan lentamente su psique."
Me ha hecho recordar la lectura de "El mecanoscrit del segon origen" con la diferencia de que allí empieza una nueva vida después del cataclismo, todo es nuevo y positivo a pesar de las dificultades, pero en The Road todo es declive y negatividad.
¡Dios nos libre de algo así!

dijous, 1 de desembre de 2011

Otoño

Hace más de un mes que no me paso por aquí. Y no será porque no tenga nada que decir ni porque no me pasen cosas que contar, o precisamente sea por eso, que son tantas las cosas en las que me veo metida que al final no se llega a todo.

En el fondo tampoco se si hay alguien que eche de menos este rincón o no y no tengo  ninguna motivación especial más que el escribir por el propio placer de escribir, pero no siempre está el espíritu en disposición de canalizar los pensamientos y/o sentimientos de la misma manera...

En fin, sigo respirando pero a veces tengo que parar y coger aire profundamente, parar un poco y hacer que esa inspiración sea algo más que un gesto mecànico y de superviviencia, que oxigene y renueve por dentro y cantar un om para neutralizar negatividades, dejar fluir (para afuera) lo que nos presiona, lo que nos aprisiona... a al menos intentarlo, en la medida de lo posible.
Vendrán tiempos mejores. Lo espero sinceramente y si se cree en ello, sucederá, más tarde o más temprano.
El otoño siempre viene acompañado de esa belleza, a veces diabólica, de los ocres, rojizos y marrones, que te envuelven cálidamente y como colores de tierra que son te atrapan en sus entrañas encerrándote sin querer.
  

dilluns, 10 d’octubre de 2011

Come, reza, ama

Mi última lectura: “Come, reza, ama” de Elizabeth Gilbert.

Hace días que acabé el libro y no he tenido tiempo de colgar la entrada al respecto. He de decir que este libro me ha encantado. No he visto la película y no se si la voy a ver dado que no he leído muy buena crítica al respecto, pero el libro lo recomiendo.

La historia relata su vivencia personal acerca dela superación de su separación, hecho que le hace replantearse el sentido de su vida. Para ello viaja a tres lugares muy distintos, en los que se establece un tiempo y va viviendo distintas experiencias que la hacen evolucionar y superar las etapas necesarias para reencontrarse y darle un nuevo rumbo a su vida. Los tres lugares en los que discurre la historia son los que se corresponden a las tres palabras del título del libro y las tres partes en las que se divide el libro. Come (búsqueda del placer), transcurre en Italia, reza (búsqueda de la devoción), transcurre en la India y ama (búsqueda del equilibrio) transcurre en Indonesia.

A lo largo del libro la autora imprime unas reflexiones frescas y sinceras, que podrían ser las de cualquiera en su situación, con un buen sentido del humor y con el grado de introspección justo para hacerlo interesante al que lo lee.

Copio un fragmento que he dejado subrayado en el libro:

“Zampa, tienes que aprender a seleccionar tus pensamientos, igual que eliges la ropa que te vas a poner todos los días. Es una capacidad que tienes y que puedes llegar a dominar. Si quieres controlar tu vida, tienes que controlar tu mente. En lugar de intentar controlar todo lo demás, céntrate en esto. Olvídate de todo lo demás. Porque si no aprendes a dominar tu pensamiento, nunca vas a levanta cabeza".