diumenge, 11 de desembre de 2011

Beginners

Ayer fui a ver Beginners de Mike Mills. Me sorprendió gratamente. Es una película dramática pero con humor y con más mensaje del que parece a simple vista. 
Transcribo algunos comentarios que he encontrado del director y que explican muy bien lo que es esta película.
"La historia empezó cuando mi padre salió del armario. Tenía 75 años y había estado casado con mi madre durante 45 años. Sus ganas de dar un  vuelco completo a su vida eran desorientadoras, dolorosas, divertidísimas y muy inspiradoras.
Desarrollé el guión con el convencimiento de que algo tan personal también podía ser universal. 
La trama es como una calle de dos sentidos: Hal (el padre) enseña a Oliver (el hijo) cómo amar a Anna y el amor que siente Oliver por Anna le hace ver las cosas que nunca entendió de Hal. Hal se enfrenta a grandes obstáculos externos: el conservadurismo de los años 50, la homofobia, la vejez y el cáncer. Olivery Anna se enfrentan a obstáculos internos: les persiguen los acuerdos, los compromisos y la tristeza latente de sus padres. Hal considera que no tuvo más remedio que esconder su auténtica sexualidad detrás de un matrimonio convencional si quería superar los obstáculos históricos del momento. En opinión de Oliver, el costo afectivo y el hecho de que sus padres mintieran, es insoportable. Al final Oliver le enseña a Hal a deshacer los nudos y las mentiras que él mismo creó."


“Principiantes” navega entre tres tiempos: el presente en el que Oliver intenta rehacer su vida, los últimos años de la vida de su padre y la infancia del protagonista, en los años setenta, en la que vemos su relación con su madre.
Hay una relación presente en la película entre las edades de la vida y las épocas de la historia, en el que la época que uno atraviesa resulta tan determinante como el momento de la vida que se experimenta. 

La película refleja una angustia muy propia del siglo XXI, la que resulta de intentar reconciliar, en los aspectos más cotidianos, la libertad individual con la necesidad de forjar vínculos más o menos fuertes.
Eso convierte la película, no sólo en una reflexión sobre el duelo, sino en un acto de duelo en sí misma.
A parte de todo lo demás la película esconde momentos muy buenos, llenos de metáforas, como son por ejemplo los momentos en los que Oliver dibuja, dibujos llenos de significado personal que reflejan sus preocupaciones. El dibujo que se me quedó grabado es el que hay aquí al lado. Me ha costado mucho encontrarlo pero al final ha sido que sí y justo éste, el que me llamó de una forma especial desde que lo ví. Os lo adjunto para que lo admireis. 
Y si tenéis ocasión, no os perdais el film.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada