divendres, 1 d’octubre de 2010

Duele hasta el alma



En ocasiones oyes mensajes o experiencias que ten ponen los pelos de punta, que te hacen sentir el dolor ajeno como tuyo.

En otras ocasiones, cuando ese mensaje o parecido sale de tus labios, sientes que el dolor es realmente inaguantable.



4 comentaris:

  1. Si que fan mal moltes vegades...és increïble com unes paraules poden entrar per l'orella i fer-nos sentir malament tot el cos.
    Una abraçada bonica.

    ResponElimina
  2. Y no te creas que no hay nada peor que hacer tuyas las malas experiencias de los demás. Aunque si te pasa como a mi, no puedes evitarlo y siente un fuerte dolor ajeno que acabas convirtiendo en ansiedad.

    Un besazo

    ResponElimina
  3. Hay cosas que nos duelen tanto... Yo veo muchas cosas por cuestiones laborales, ya sabes, y las siento porque algunas las hago mías; pero me duelen mucho más mis cosas, porque algunas duelen tanto... Pero no hay que dejar que el dolor prevalezca por encima de todo, si no?

    ResponElimina
  4. lo ajeno, lo cercano, no se vive de la misma intensidad, el dolor es diferente, porque la impotencia es distinta, la vivimos desde otros planos.en los dos casos, se sufre y el sufrimiento es dolor.y eso no lo quiere nadie.
    que tengas un buen domingo.

    ResponElimina