dijous, 1 de juliol de 2010

SUEÑOS

Pocas veces he tenido pesadillas pero por si acaso hace unos años colgué sobre mi mesita de noche un atrapasueños indio. Desde que lo tengo no he tenido ningún mal sueño. Tampoco es que tenga muchos de buenos. La verdad es que duermo tan poco que parece que no me da tiempo ni de soñar. Bueno, si, si que da tiempo. Pero lo hago despierta. A veces estando ya en la cama, relajada, en horizontal, dejo volar a la mente, pero dirigiendo el vuelo hacia donde me interesa, pretendiendo conseguir que esos sueños se prolonguen incluso cuando impere el inconsciente. ¡Que le vamos a hacer! De alguna manera tenemos que compensar lo ingrato que nos toca vivir. Y al final tampoco hacemos mal a nadie con esto. Lo que pasa es que esto de soñar tendríamos que acotarlo quizás a lo improbable pero de alguna manera posible, más que a lo imposible, como dice mi amigo Búcaro. Si partimos de un imposible la motivación baja y crece la frustración.

Recuerdo en mi trabajo en la empresa que cuando se marcaban los objetivos anuales a los trabajadores, era condición teórica que debía cumplir un objetivo, el que fuera alcanzable. Partiendo de la imposibilidad poco haría cualquier trabajador en pro de ello. Lo segundo era que fuera graduable y así se podía premiar también en función del grado de cumplimiento alcanzado. Pues con los sueños (me refiero a los que tenemos despiertos) lo mismo. Deben ser en algún grado posibles. Así si que tendremos opción de seguir y entonces, en el intento en alcanzarlos es cuando puede que encontremos los sueños impensables, que no debemos confundir con una alternativa conformista entre lo que tenemos y lo que quizás nunca alcanzaremos. ¿Si o si? No me gustaría que nadie se perdiera en los juegos de palabras porque detrás de todo esto hay mucha tela y sobretodo el ánimo hacia la lucha por desmentir la posición:” los sueños, sueños son” que no da alas para nada.
Quedaros con esta otra: "Para que pueda surgir lo posible, es preciso intentar una y otra vez lo imposible".

4 comentaris:

  1. Tu ho has dit, els somnis es persegueixen i si no s'aconsegueixen un cop hi tornem, i una altra vegada i una altra.^-^

    ResponElimina
  2. Y cuando repetir lo imposible te hace enfermar, literalmente, sólo nos queda repetir las palabras de Calderón de la Barca.

    (Yo tampoco estoy durmiendo res de bo. Ni cansado del trabajo ni "descansado" por libranza... ¬¬ Aun así, sueño imposibles...)

    ResponElimina
  3. desde luego que soñar despiertos no hace mal a nadie... y a mi me encanta, jaja.
    un beso

    ResponElimina
  4. Los soñadores cambiaremos el mundo. Recuerdalo

    ResponElimina