diumenge, 4 d’abril de 2010

¡Verde, que te quiero verde!

Comarca de La Noguera-Lleida. Fotos: Laura T. Marcel

Hoy me he enfadado con el mundo.

A veces sientes que nadie te entiende, que todos a tu alrededor son unos gilipollas y que no sabes porque te ha tocado esto a ti.

Seguro que en estas "explosiones" hay algo de culpa tuya, bien porque las cosas no te pillan en tu mejor momento o bien porque realmente parece que el resto se ponen de acuerdo para sacarte de tus casillas.
Pues bien, hoy no ha sido uno de mis mejores momentos y después de enfadarme con casi todos los que había por casa hasta tener que ir a encerrarme en el lavabo para llorar, no he dicho nada, he cogido el coche y me he ido a hacer una excursión por la montaña. Necesitaba estar sola y llorar a moco tendido sin entar encerrada en cuatro paredes. Hasta para llorar necesitas a veces sentirte libre. Y así ha sido. A los pocos km ya era todo otra cosa. He cogido un sendero a la derecha de la carretera sin saber qué me iba a encontrar. Ha sido estupendo. He subido por la montaña hasta un pequeño pueblo cuyo nombre no debe constar ni en los mapas, La Força. Y desde luego que fuerza he obtenido, son el espectáculo del paisage que he podido contemplar desde allí. Precioso. He hecho unas fotos, que no recogen en absoluto la belleza que captaba la retina, però que a pesar de todo quiero compartir con vosotros.
¡Qué bonito está ahora el campo! ¡El verde es un espectáculo! El cielo también estaba engalanado con montañas de algodón. El aroma del romero florido y del tomillo tierno, el trigo verdeando en los campos y las florecillas silvestres empezando a asomar por doquier...

Vamos, que al final he agradecido a la banda de gilipollas que me hayan hecho salir de casa porque esto me ha compensado.

3 comentaris:

  1. Si es que se poarece alos sitios que gobiernan mi taberna. besos

    ResponElimina
  2. El día de ayer tambien trajo para mi, montones de mala leche. Hasta 3 personas diferentes, dando por saco, en cosas tambien diferentes. Lástima que no tubiera a dónde ir...
    Muy bonitas las fotos, me alegro que tu excursión te devolviese algo de paz.
    Besitos

    ResponElimina
  3. Hay que tener un poco más de carrucha. Repito: "¿Quién nos dijo que esto iba a ser fácil?" xDDD

    ResponElimina