dijous, 31 de desembre de 2009

Saldo final: +, siempre +.

Desde aquí quiero desearos a todos los lectores de estas mis elucubraciones mentales, que hago muchas veces más con el corazón que con la cabeza, que dejéis correr el 9 hasta llegar al 10, con suavidad, con tranquilidad pero con decisión y pasión (si se puede) porque tiene que ser mejor y para ello es bueno no ponerle barreras.

Buscando lo bueno y lo malo de este del que ya poco nos queda puedo decir que como siempre ha habido de todo: de lo malo no quiero ni acordarme, bastante tengo con haberlo tenido que pasar y de entre lo bueno una de las cosas que pienso que hay es ESTO, este espacio que me relaja, que me motiva, que me roba el tiempo, que cada vez me gusta más y que me da solo alegrías. Por esto quiero transmitir desde aquí mis mejores deseos para todos para este nuevo año que nos va a acompañar por lo menos 365 días más y que seguro que no nos lo pondrá fácil, pero estamos ahí para poder con todo. ¡¡Ánimo muchach@s y a disfrutar !!

dilluns, 28 de desembre de 2009

Metáforas I

Las ventanas y las puertas de mi corazón se mantienen siempre abiertas. Para unos de par en par, para otros con reservas. A veces, si con un golpe de viento se cierran, sabes que puedes venir, acercarte sigilosamente y con un suave “toc, toc” pedirme que te ayude a abrirlas desde dentro si tu solo no puedes.
En mi corazón hay mucha gente acogida. Están los que permanecen siempre, los que te acompañan cuando llueve y cuando hace sol, de noche y de día, los 365 días del año. Hay algunos que para siempre se han ido, han dejado su habitación vacía, pero han pasado a ocupar otra en la que el tiempo ya no corre y el recuerdo perdura. Hay otros que también se han ido para siempre, son los que han cambiado de residencia definitivamente. Otros de los que se han ido, lo han hecho solo por vacaciones o por una temporada, para cambiar de aires, para probar otras cosas y estos, como las oscuras golondrinas, estos si volverán.
También guardo rinconcitos para aquellos que no se atreven a entrar, que hacen de antesala a la que puede ser su habitación, esa habitación que hace tiempo está reservada para huéspedes especiales. I por descontado que hay alguna habitación libre para los que todavía no hayan entrado nunca y quién sabe si algún día osarán hacerlo.
De momento hay todavía plazas libres, obviamente con reserva del derecho de admisión.
De los que prueban pocos se marchan, de cuidarlos me encargo yo.


diumenge, 20 de desembre de 2009

DEL MAIL A LA PIEL HAY MUCHA DISTANCIA


Cuando conoces a una persona hay una serie de barreras a superar. Todos tenemos una burbuja que nos protege. Todos tenemos un umbral de intimidad que queremos reservar pero los límites i las distancias son cosa de cada uno y a menudo dependen también de para quien.
Conforme vas conociendo al otro vas dejando que esa burbuja se destense y vas dejándole acercar paulatinamente, tanto en lo físico como en lo personal, graduando según tus límites y según el grado de confortabilidad que te ofrece ese otro.
Salvando algunos casos extremos, tanto en el polo de la celosa intimidad como de la extroversión total, podemos encontrar diferentes matices y hemos de aprender en quien confiar.
En el mundo real, en la vida diaria, te encuentras a gente “sobona”, que te tiene que estar tocando cuando te habla, que se te pegan cuando te cuentan una cosa, que invaden “tu” espacio, que necesitan ese contacto porque ellos realmente tienen la burbuja tan pegada al cuerpo que no se dan ni cuenta que eso puede molestar al interlocutor. Pero no porque el interlocutor sea frio y distante, ya que seguro que él mismo desearía que otros se acercaran más de lo que hacen. Uff, que complicados somos!!! (No sé si me explico, no quisiera que esto fuera un párrafo de verborrea de esos que dicen mucho sin decir nada y que tanta rabia me dan). Supongo que mucho hay de la “química” que hace que inconscientemente se despierten ciertas atracciones o rechazos en función de las combinaciones que vamos haciendo con los semejantes en nuestro día a día. Y aquí, en nuestro día a día, la barrera importante a superar es evidentemente la piel. Una vez conquistada esa barrera se abre otro mundo inmenso en el que explorar y descubrir hasta donde se puede llegar.
En el mundo virtual, o más concretamente en este campo de los blogs, la primera barrera es el hacer un comentario a cualquier entrada que leas, de las miles y miles de páginas interesantes que encuentras, y el recibir una respuesta al mismo. La segunda es intentar superar ese nivel de comunicación y acceder a una vía más personal, bilateral y exclusiva como puede ser el correo electrónico. Esto también abre un mundo inmenso en el que explorar y descubrir, cargado de muchas más sorpresas, curiosidades y juego. Aquí no sabes quién hay detrás de las palabras, no le pones cara, no le pones voz, no le pones cuerpo, no le pones edad, no le pones estado civil, no le pones profesión, a veces casi dudas de que sexo ponerle… Y con todo y eso se crea una magia y una conexión increíble. Y como, queramos o no, hay muchas cosas que nos condicionan, el ir resolviendo cada una de estas incógnitas supone el ir superando barreras y a veces también romper magias, pero forma parte del juego.
Ambos mundos, el real y el virtual (los llamo así para dejar clara la diferencia, pero reales son los dos) son dimensiones diferentes, a veces difíciles de acercar. O en todo caso, tan difíciles de acercar como nosotros queramos. Y jugando un poco con las palabras voy a decir que en el camino de cada uno, buscando lo que no se encuentra se puede encontrar lo que no se busca. No nos podemos creer que es oro todo lo que reluce, ni pensar que cualquiera que nos habla se convierte en nuestro amigo, pero podemos llegar a encontrar algún que otro tesoro con el que el destino aún no nos había hecho topar. “La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay, dios!!!”
El ejercicio de hacer que el mundo virtual se convierta en real tanto puede ser el final de una grata historia como el principio de una gran historia. Como decía Miquel Martí i Pol: "...tot està per fer, i tot és possible".

dijous, 10 de desembre de 2009

FOTOGRAFIA DE UN SETIMIENTO

Sabemos la razón que encierra eso de que una imagen vale más que mil palabras. Un ejemplo de ello es esta que adjunto hoy aquí.


Me encanta porque es una ventana y a mí las ventanas me gustan mucho (he hablado de esto en otro lugar). Y ésta en especial porque es una ventana de un mundo gris que mira hacia la luz de un nuevo día. Y por si fuera poco, con un faro delante (también hemos hablado de esto) que nos guía con su otra luz. Vamos que lo tenemos todo!!!

Me encanta porque es una foto de ese sentimiento que todos hemos tenido alguna vez, de navegar en las tinieblas pero querer salir de ellas en cada amanecer... y eso que dicen que los sentimientos son intangibles, no se ven, no se tocan, no se pueden dibujar... Dicen, dicen... dicen tantas cosas.... Tambíen dicen que querer es poder. Y mirad, esta vez han podido fotografiar ese sentimiento.
Y añado algo que oí hace unos días y apunté en un rinconcito de papel, para pensarlo cuando pudiera:
"La manera en que una persona toma las riendas de su destino es más determinante que el destino mismo"

dimarts, 8 de desembre de 2009

Amanecer

¿Es lícito dejar que surjan algunos sentimientos, independientemente de las circunstancias, dando rienda suelta al corazón con peligro a desbocarse?¿ O es mejor hacer uso del raciocinio que ponga freno a la efervescencia, neutralice la sinrazón y evite delicadas consecuencias?
¿Con cuál de las dos opciones seremos más libres o más esclavos?



















Au! Vinga, amunt, amunt
Obre els teus ulls i amunt
Puja a la barca amb el teu bagatge
I recorda que la vida és teva.
Tinc un clavell per tu
Sé que potser em poso on no puc,
Però un somriure teu
Em faria un sant amb la feina acabada. I es així que…
Tinc un clavell per tu
Apa! Pren-lo, doncs.
Per què esperar més
Mira que el temps passa. I tanmateix…

(Tinc un clavell per tu, fragmento de la canción de Lluis Llach en su album I punt.)

¡Vamos, venga, arriba, arriba!
Abre los ojos y arriba.
Sube a la barca con tu bagaje
y recuerda que la vida es tuya.
Tengo un clavel para ti,
se que puede que me meta donde no debo
pero una sonrisa tuya
me haría un santo con el trabajo terminado.
Y es así que...
Tengo un clavel para ti
¡Va, cógelo!
¿Por qué esperar más?
Mira que el tiempo pasa. I sin embargo...
(Traducida para que nadie pierda detalle)







diumenge, 6 de desembre de 2009

Recordar a los muertos, olvidar a los vivos

Justo antes del verano murió el marido de una compañera de la EGB. Estaba de baja porque se había hecho daño en un pie hacía pocos días y estaba tan tranquilo sentado en el sofá cuando le sobrevino un infarto que se lo llevó al otro barrio. Total que en un momento todo dio un giro en la vida de la familia. Y hasta ahora, que no ha pasado mucho, cada uno va llevando de la mejor manera su duelo; la hija mayor trabaja de cuidadora de caballos y está muy distraída con un trabajo que la apasiona, la mujer, Conchi, va trampeando la situación con la ayuda de sus padres y la fortaleza que le exige su hija menor que es quien peor lo lleva porque era la única que estaba en casa con su padre cuando murió y no lo acaba de digerir… El hecho es que estamos empezando a acostumbrarnos a ir a entierros de padres de amigos porque ya van teniendo una edad en la que el que no cojea, ranquea. Y claro, todos tenemos claro (valga la redundancia) que por eso que llamamos ley de vida, tocan estas cosas. Pero entendemos que esta ley aplica solo a partir de cierto momento y no antes. Con Juan Carlos fue antes. Y ahora Conchi se ha convertido en viuda.
Ayer habíamos quedado para cenar con ella. Me había planteado no ir porque me daba pereza coger el coche y conducir de 40 km de ida y otros 40 de vuelta por la noche y sola. Pero al final pensé que valía la pena distraerla un poco y acompañarla y fui. Lo pasamos muy bien, todas, incluida ella. Seguro que ayudaron las tres botellas de cava que nos trincamos entre las cinco más los correspondientes chupitos de orujo de hierbas, pero practicamos la risoterapia un buen rato y eso nos hizo bien. A mi desde luego me compensó el viaje. Y la verdad es que nadie hubiera dicho que el objetivo era distraer a una viuda. Aunque también hubo algunos momentos de tensión porque a pesar de que aparentemente tiene la situación bastante controlada y puede hablar con serenidad del tema, se hacía el silencio cuando nos contaba lo preocupada estaba por las fechas que se acercan. “Va a ser muy duro pasarlas sin él, con toda la familia reunida pero con un gran vacío””No tengo ganas de adornar nada pero mi hija me dice que encima de lo que nos ha pasado como vamos a tenerlo todo tan tétrico”. Nos comentaba también que a veces se da cuenta que durante el día hay momentos en que no se acuerda de él y le preocupaba la idea de olvidarse de él. Todo esto lo decía seria pero sin derramar una lágrima. Y ante estas sentencias, a las demás se nos hacía difícil romper ese espeso silencio.
Y en ese espeso silencio se me ocurrió pensar a mí en que unos se preocupan por no olvidar a los muertos y otros hacen lo posible por lograr olvidarse de los vivos, sin conseguirlo. Ironías de la vida.