dilluns, 28 de desembre de 2009

Metáforas I

Las ventanas y las puertas de mi corazón se mantienen siempre abiertas. Para unos de par en par, para otros con reservas. A veces, si con un golpe de viento se cierran, sabes que puedes venir, acercarte sigilosamente y con un suave “toc, toc” pedirme que te ayude a abrirlas desde dentro si tu solo no puedes.
En mi corazón hay mucha gente acogida. Están los que permanecen siempre, los que te acompañan cuando llueve y cuando hace sol, de noche y de día, los 365 días del año. Hay algunos que para siempre se han ido, han dejado su habitación vacía, pero han pasado a ocupar otra en la que el tiempo ya no corre y el recuerdo perdura. Hay otros que también se han ido para siempre, son los que han cambiado de residencia definitivamente. Otros de los que se han ido, lo han hecho solo por vacaciones o por una temporada, para cambiar de aires, para probar otras cosas y estos, como las oscuras golondrinas, estos si volverán.
También guardo rinconcitos para aquellos que no se atreven a entrar, que hacen de antesala a la que puede ser su habitación, esa habitación que hace tiempo está reservada para huéspedes especiales. I por descontado que hay alguna habitación libre para los que todavía no hayan entrado nunca y quién sabe si algún día osarán hacerlo.
De momento hay todavía plazas libres, obviamente con reserva del derecho de admisión.
De los que prueban pocos se marchan, de cuidarlos me encargo yo.


5 comentaris:

  1. Espero que tengas muchas metáforas como esta para publicar.

    El derecho de admisión es indispensable, pero hay quienes saben forzar esas puertas y ventanas; y a esos es difícil sacarles fuera. ¿Sabes cómo deshacerte de ellos?

    Respecto a los que dejas entrar en tu corazón, estoy seguro que pocos se marcharán de manera voluntaria, porque sin duda, sabes cuidar de tus huéspedes.

    Un saludo

    ResponElimina
  2. Espero que haya sitio para un mago contador de historias.¿sabes una cosa? Tu corazon es una de esas puertas de las que tanto hablo en mis escritos.Toc, toc.

    ResponElimina
  3. Ya es algo sabio el hecho de tener, en sí, el corazón abierto sin cortapisas, que te dure mucho así...Besitos.

    ResponElimina
  4. DISSORTAT: Tengo más metáforas. No són como ésta; ni mejores, ni peores, diferentes. Todavía nadie ha entrado forzando ni la puerta ni la ventana porque de hecho tampoco hay cerraduras que forzar(et recordo que deus la teva aportació sobre panys i manyans. XDDD). Lo que es más fácil que ocurra es lo segundo, que quieras sacar a algún parásito y no haya manera de encontrar el fármaco para combatirlo, pero hay que asumir ese riesgo.

    WIZARD: puedes pasar a la antesala!

    FOCUS: Sabio, precisamente, no sé si es. Y lo de sin cortapisas... hay reserva en el derecho de admisión. De todas formas espero me dure mucho así, será buena señal y no al contrario.

    ResponElimina