dimecres, 25 de maig de 2011

¿Negatividad? Prohibida la entrada


Dicen que las pirámides absorben la negatividad. Y que es bueno tenerlas cerca del ordenador. Pues si es por eso, que no quede.
¡Pirámides al poder!
Tengo la negatividad suficientemente protegida, no?
Y además dan colorido y seguro que otros muchos beneficios.
El fin bien vale estos medios, vamos.
Y todo esto gracias a mis 25 locos bajitos...

dissabte, 21 de maig de 2011

Mañana de sábado


Hoy he salido a pasear, sola en una ciudad aún dormida a pesar de ser entrada la mañana. Pero el fin de semana todo amanece mucho más tarde. Se respira paz y tranquilidad, todo está libre del bullicio de cada día. Y es en esos momentos en que me gusta pasear y disfrutar a fondo de lo que veo, de las calles, de los árboles, del camino junto al rio, del canto de los pájaros, de las hojas que ondea el viento ... pero es también es esos momentos que me invade la tristeza, que me siento sola, que me hundo en mis pensamientos... que siento que me hace falta algo que no sé lo que es, que me falta alguien que no estoy segura si es anónimo o no. Y es entonces cuando me doy cuenta que el día a día nos empuja con su ritmo, lleno de actividades y con su eterna lucha y a su vez nos empuja a irnos superando a nosotros mismos. Pero cuando esa tensión se relaja, la cuerda se destensa tanto que a veces es muy fácil caer en el abismo.

dimarts, 17 de maig de 2011

Luna llena de mayo







Hoy la luna luce llena en ese siempre oscuro escenario que le hace de telón de fondo. Hoy duermo sola pero me vendrá a hacer compañía a la cama, me sonreirá desde la ventana que dejaré entreabierta para que entre la brisa fresca de la noche y el aroma de la flor de azahar de los naranjos del patio. Y me dejaré acariciar por las manos que mis sueños elijan y disfrutaré pensando en esos besos que se posan dulces, ofreciendo amor, sobre mi piel desnuda.

dimecres, 11 de maig de 2011

Bloque de al lado (II)


Es curioso observar qué hace la gente cuando no saben que son observados.

Es curioso no saber nada de quien está tan cerca.

Es curioso este mundo en el que nos movemos…

Y yo ¿de dónde he sacado esta faceta de voyeur?

diumenge, 8 de maig de 2011

Bloque de al lado (I)

Controlo a unos cuantos vecinos del bloque de al lado.
Mi intención no es esa pero la ventana que tengo junto al ordenador está a 20 metros del bloque vecino. Ese edificio tiene sus hermosos balcones hacia ese lado y los llevo observando, casi sin querer, desde que se construyó el edificio. Sólo he hablado en alguna ocasión con una de las familias porque sus hijos y los míos iban al mismo colegio. Con los demás nunca he cruzado palabra, ni sé como se llaman, ni nos saludamos en la calle. Nada. No sé ni siquiera si ellos me conocen porque creo que yo los veo a ellos pero ellos no me ven a mí. Sin embargo he ido sabiendo muchas cosas de cada uno en los 10 años que llevan por aquí cerca, sólo con observar desde mi ventana: conozco a los miembros de las familias, he visto crecer barrigas y después crecer niños, he visto las novias de algunos de los que vinieron ya con unos añitos, he visto celebrar fiestas y reuniones familiares varias, he visto como cuidan y riegan las plantas, como tienden y recogen la ropa, sus cenas de verano en el balcón, he visto como algunos han cambiado algunos muebles, veo las respectivas señoras de la limpieza. Los tengo catalogados a todos. El que toca el bajo y pasa casi tantas horas en el ordenador como yo, y que a veces he pensado que sin saberlo podríamos estar chateando el uno con el otro; la señora esclava de la limpieza, siempre con el trapo en la mano, cada día y ya de buena mañana saca brillo a todo lo que pilla, limpia los cristales incluso los días de lluvia; el matrimonio metrosexual, que se cuidan a tope, que hacen incluso gimnasia en el balcón, pero que no saben que cuando no están su hijo sale también a ese balcón a fumase los porritos; la que peina el gato en el alféizar; el que hace de ejecutivo entre semana y de buen padre los sábados y domingos llevando a las niñas al parque con las bicicletas y que sin ser guapo para mí tiene un atractivo especial a pesar de que va perdiendo pelo,… en fín, todo un mundo. Y nunca mejor dicho, porque detrás de cada ventana hay un complejo mundo, como lo hay por supuesto detrás de la mía.

(Continuarà…)

dimecres, 4 de maig de 2011

¿Estás de acuerdo?

A menudo cuando cerramos nuestra conversación, sigo un rato contigo, aunque sin ti, dándole vueltas a algo de lo que hemos hablado. Yo soy de darle vueltas, ya lo sabes. Ayer me decías: “Vaya cosas que te cuento…” Y yo te contesté: “Me gusta que me las cuentes”.

Me gusta cuando me hablas de ti, igual que me gusta cuando escribes de ti, destilando sentimientos y reflexiones personales que hablan de lo más profundo de cada uno, de eso sincero y humano que llevas dentro y que a veces es difícil compartir con cualquiera. No hay otro interés en mi que ese compartir. Y fíjate que no suelo preguntar a priori, pero reconoce que tu a veces me das un ovillo y me ofreces el cabo para que vaya tirando. Entonces si que me gusta entrar en tu juego y preguntar, con delicadeza, lo que me apetece o lo que te apetece a ti. Más que gustarme, me encanta. Y adivino que a ti también. ¿No es así?