dimecres, 4 de maig de 2011

¿Estás de acuerdo?

A menudo cuando cerramos nuestra conversación, sigo un rato contigo, aunque sin ti, dándole vueltas a algo de lo que hemos hablado. Yo soy de darle vueltas, ya lo sabes. Ayer me decías: “Vaya cosas que te cuento…” Y yo te contesté: “Me gusta que me las cuentes”.

Me gusta cuando me hablas de ti, igual que me gusta cuando escribes de ti, destilando sentimientos y reflexiones personales que hablan de lo más profundo de cada uno, de eso sincero y humano que llevas dentro y que a veces es difícil compartir con cualquiera. No hay otro interés en mi que ese compartir. Y fíjate que no suelo preguntar a priori, pero reconoce que tu a veces me das un ovillo y me ofreces el cabo para que vaya tirando. Entonces si que me gusta entrar en tu juego y preguntar, con delicadeza, lo que me apetece o lo que te apetece a ti. Más que gustarme, me encanta. Y adivino que a ti también. ¿No es así?

5 comentaris:

  1. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  2. A traves del dialogo y de pequeños detalles, tirando de la madeja, descubrimos al final del ovillo amigos verdaderos. Espero que conserves a este interlocutor anónimo.

    Un besazo muy fuerte

    ResponElimina
  3. Pues si Lenore, así es. Y esto que es tan hermoso no se debe dejar perder. Besos.

    ResponElimina
  4. Los ovillos de lana siempre se enredan y acaban hechos un lío, y podrías hsta estrnagularte con ellos sin darte cuenta y...

    ResponElimina
  5. Jooo, Dissortat, tu siempre viendo el lado positivo de las cosas, eh? Los ovillos se enredan si no se tiene cuidado o si se es un manazas. Yo soy cuidadosa y especialista en desenredar nudos, en el sentido más literal del asunto. En el menos literal, quizás también.

    ResponElimina