dimarts, 18 de maig de 2010

La glicina

Delante de la puerta principal daba la bienvenida un techo de glicinas. El pasar por debajo era como un baño de paz y su aroma te invadía la nariz acariciando la pituitaria y haciéndote creer que cada nuevo día venía cargado de frescos proyectos.

Los jóvenes se sentían invitados a compartir sus mejores momentos
justo en el banco de debajo de esos flecos que les hacían vivir más intensamente su intimidad, sus secretos, sus emociones, sus preocupaciones, sus cosas.

En cada primavera se repetía el mismo paisaje y en cada primavera
nuevos protagonistas bajaban y subían el telón.

Y la glicina se mostraba esplendorosa cada año, espectante de a quien dar cobijo en cada nueva ocasión y orgullosa de ser elegida.

4 comentaris:

  1. Val la pena esperar tot un any per gaudir-ne!

    ResponElimina
  2. El millor d'aquesta planteta és la quantitat de de floretes que descarrega... ¬¬ És una planta molt bruta i si és del veí més. Així et deixa el pati!!! ¬¬

    ResponElimina
  3. És molt bonica, molt a prop de mi tinc una que llueix magnífica seves flors blavoses. El seu aroma dolç i la seva bellesa fa que sigui una planta espectacular. Encara que una mica bruta (com diu Dissortat)¬¬

    ResponElimina