divendres, 24 de desembre de 2010

FELICES FIESTAS


No puede faltar en ninguna casa la flor de pascua en estas fechas.

Hoy me han regalado esta preciosidad, una jardinera de sueños llamada Carme, y la pongo a lucir en este mi "hogar" para compartirla con todos vosotros y para aprovechar a felicitar las navidades y desear un buen año 2011 a todo bicho viviente que se pasee por aquí. Así que ya sabeis, a disfrutar!!!


dimarts, 7 de desembre de 2010

Espérame en el cielo, corazón.

Cementerio de Stirling (Escocia)

La semana pasada fui de entierro. Crucé toda Barcelona en hora punta, la circulación estaba horrorosa y me costó hora y media llegar al tanatorio. En ese rato tuve mucho tiempo para pensar en la muerte y en todo el “montaje” que se celebra a su alrededor. Veía que no llegaba y me empecé a imaginar el sepelio. Me vinieron a la cabeza otros sermones. Ante un momento de estos siempre se lanzan esos mensajes a la familia, intentando tranquilizar, que recuerdan la existencia de esa otra vida que nos espera y en la que vamos a ser tan felices y nos vamos a reencontrar con todo lo bueno y lo mejor, y en lo contentos que debemos sentirnos nosotros porque el muerto pasa a mejor vida.
Me pregunto a quien puede consolar este mensaje, por mucha fe católica que se tenga. Si se ha muerto alguien a quien quieres no puedes alegrarte de que se vaya, ni de nada, ni aunque eso de la otra vida fuera cierto. ¿No se dan cuenta de que ese discurso está fuera de lugar? Pero la iglesia se renueva poco y sigo escuchando las mismas palabras ocasión tras ocasión.

Yo, que he tenido mi época mística y que puedo entender algunas cosas porque las he vivido desde esa posición, cada vez creo menos en toda esa otra vida y en muchas otras cosas que se predican.
En lo que sí creo es en la fragilidad de la vida y en la paradoja que se da en ella puesto que es inimaginable lo que podemos llegar a aguantar (enfermedades y sufrimiento) y sin embargo y a pesar de eso, en ocasiones, se va la vida en un segundo y sin avisar. Así que más vale que nos dediquemos a vivir esta vida y a no esperar lo que tiene que venir, que esperando, esperando, podemos no llegar a tiempo.

¡CARPE DIEM!

dissabte, 4 de desembre de 2010

CANVIOS GENERACIONALES

Hoy he leído en un blog que el mundo se divide en dos clases de personas: los que recuerdan el papel “El elefante” y los que no.
Yo soy de las que lo recuerdo, claro. Y curiosamente este papel ha salido como tema en más de una ocasión en esas reuniones familiares o con amigos en las que la sobremesa se alarga y se llena de conversaciones triviales y jolgoriosas. Nuestros hijos no se lo imaginan. Claro, ellos tienen papeles suavecitos (que ya está bien), perfumados (que ya me diréis para qué), con dibujos (totalmente innecesario) y de colores (debe ser para que vaya a juego con el alicatado del baño…). Y si se va al campo, con los Kleenex en el bolsillo (toda una revolución cuando aparecieron, que aunque parece que siempre han estado con nosotros, no es así). ¿Quién se iba a frotar con una piedra, con hierbecitas o en el mejor de los casos con un papel de periódico? (Que por cierto, al papel de periódico se le daba este uso y también el de envolver bocadillos. ¡Riámonos del multiuso y la multifunción XDDD!
Mis padres, a veces cuando nos quejábamos por cualquier tontería, nos decían: ¡Una guerra tendríais que haber pasado! Pero claro, ¿qué le podría decir yo a mis hijos cuando teniendo todo lo que tienen son incapaces de valorar nada?