dimarts, 7 de desembre de 2010

Espérame en el cielo, corazón.

Cementerio de Stirling (Escocia)

La semana pasada fui de entierro. Crucé toda Barcelona en hora punta, la circulación estaba horrorosa y me costó hora y media llegar al tanatorio. En ese rato tuve mucho tiempo para pensar en la muerte y en todo el “montaje” que se celebra a su alrededor. Veía que no llegaba y me empecé a imaginar el sepelio. Me vinieron a la cabeza otros sermones. Ante un momento de estos siempre se lanzan esos mensajes a la familia, intentando tranquilizar, que recuerdan la existencia de esa otra vida que nos espera y en la que vamos a ser tan felices y nos vamos a reencontrar con todo lo bueno y lo mejor, y en lo contentos que debemos sentirnos nosotros porque el muerto pasa a mejor vida.
Me pregunto a quien puede consolar este mensaje, por mucha fe católica que se tenga. Si se ha muerto alguien a quien quieres no puedes alegrarte de que se vaya, ni de nada, ni aunque eso de la otra vida fuera cierto. ¿No se dan cuenta de que ese discurso está fuera de lugar? Pero la iglesia se renueva poco y sigo escuchando las mismas palabras ocasión tras ocasión.

Yo, que he tenido mi época mística y que puedo entender algunas cosas porque las he vivido desde esa posición, cada vez creo menos en toda esa otra vida y en muchas otras cosas que se predican.
En lo que sí creo es en la fragilidad de la vida y en la paradoja que se da en ella puesto que es inimaginable lo que podemos llegar a aguantar (enfermedades y sufrimiento) y sin embargo y a pesar de eso, en ocasiones, se va la vida en un segundo y sin avisar. Así que más vale que nos dediquemos a vivir esta vida y a no esperar lo que tiene que venir, que esperando, esperando, podemos no llegar a tiempo.

¡CARPE DIEM!

4 comentaris:

  1. ¿Qué te voy a contar que tú no sepas, y qué me vas a contar tú a mí? Al final somos pasto de saprobios (quiero escribir algo sobre ellos, pero aún no me ha llegado la inspiración)

    R.I.P. xDDDDDDDDDD

    ResponElimina
  2. No pensis en el més enllà i viu el que tenim al nostre abast.Una abraçada^^.

    ResponElimina
  3. Vivamos felices para siempre...

    Un abrazo

    ResponElimina
  4. sí, carpe diem. no me gustan los tanatorios, ni todo lo que conlleva, es muy triste, y verdad que vaya la que se organiza. prefiero un buen abrazo a la persona que lo está sufriendo y compartirlo de esa forma.
    en cuanto , a lo que me preguntas en mi post, sí que lei la mecanica del corazón. Te lo recomiendo si no lo has hecho. está muy bien escrito y es muy melancólico.

    un beso, laura. que pases una linda semana.

    ResponElimina