dilluns, 27 de setembre de 2010

Solo frente al mar

A veces un sentimiento te invita a escribir, otras algo que ha acontecido a tu alrededor y muchas es una imagen la que te resulta una fuente de inspiración.
Hace unas semanas hice esta foto:

Vigilantes de la playa

Hay trabajos que parecen muy apetecibles, sobretodo si no te has parado nunca a pensar lo aburridos y/o lo duros que pueden ser. Muchas veces acaramelados por algunas series de televisión que todo lo hacen muy idílico nos parece que pueden estar bien, pero en el fondo, si lo pensamos bien tienen que ser un peñazo. Uno de estos trabajos tiene que ser el de socorrista de playa. ¿Os podéis imaginar lo que tiene que ser pasar unas horitas en lo alto de la escalera?¿Y si encima son unas horitas cada día? Igual están deseando que se ahogue alguien para dar sentido a su paciencia….

3 comentaris:

  1. Jo tinc molta sort, treballe on m'agrada, la llàstima es que s'acabarà quan mes ho necesite.

    Una abraçada

    ResponElimina
  2. Doncs jo tenia un bon amic (què serà de la seua vida sempre lligada a històries de faldes??) que s'ho passava molt bé, però clar ell recreava la vista des de dalt del niu aquell i només de cada 3 dies. Li agradava fer allò, però era tan inconstant... (i deu seguir sent-ho)

    ResponElimina
  3. Lo veo un poco enlatado a este vigilante...

    ResponElimina