dissabte, 28 d’abril de 2012

Estaciones de paso

Por fin he llevado a cabo la lectura de este libro que desde hacía tanto tenía pendiente: Estaciones de paso, de Almudena Grandes.  Me gusta mucho como escribe esta mujer. La encuentro tan acertada en sus reflexiones (bueno, en les reflexiones de sus  personajes), tan real, tan de la calle, de la vida cotidiana, pero explicándolo todo al mismo tiempo con una elegancia en su manera de escribir, que da gusto leerla.
Este libro, editado en septiembre de 2005, es un conjunto de 5 historias en las que los protagonistas son adolescentes que se enfrontan a la vida, cada uno simbolizando un perfil diferente de joven, cada uno con su drama particular que lo hará crecer en un sentido o en otro.
Demostración de la existencia de Dios: nos explica la incomprensión del protagonista por la muerte de su hermano, muy joven, a causa de una leucemia.
Tabaco y negro: es la historia de Paloma, nieta de un sastre de trajes de luces y que posee un arte especial que ella hereda pero, por circunstancias de la vida, ella tiene que de dedicarse a otro tipo de costura que la hace sentir frustrada e infeliz. La suya es la lucha para poder dedicarse a aquello que la hace sentir plena.
El capitán de la fila india: nos explica cómo se  forjó el compromiso político de Carlos.
Receta de verano: nos presenta a Maite que está descubriendo el amor, con unas circunstancias familiares duras que la hacen convivir con la dulzura y la amargura de determinadas experiencias.
Mozart, Brahms y Corelli: nos muestra a Tomás que a través de la música quiere enamorar a una prostituta que va a ver cuando hace novillos en el instituto.
Es una lectura ágil y agradable que transporta a una sociedad quizás  de hace unos años pero que los de mi generación seguro disfrutaremos recordándola porque la llevamos en nuestra piel.